Los trabajadores quieren trabajar para vivir y no vivir para trabajar

Septiembre, 2020
post-image

Cuando se trabaja, buscamos la mejor compensación por ello, sin embargo, hoy día no solo importa pensar en el valor monetario, sino en el bienestar general. Si el trabajo que desempeñas te gusta, nunca será trabajo, e irás con mejor actitud y feliz, pero si emocionalmente no estamos bien en donde trabajamos, entonces debemos buscar aquello que nos llene más allá del dinero que recibimos por trabajar, por ello es importante valorar las compensaciones que un trabajo nos puede reportar.

El salario que reciben los empleados a final de mes no es tan importante si la empresa no ofrece otro tipo de incentivos o prestaciones no económicos por los cuales merezca la pena permanecer dentro de la compañía. Estamos hablando del salario emocional.

Ejemplos de salario emocional podrían ser los siguientes:

  • Reconocimiento personal: A todos nos gusta que nos digan que nuestro trabajo está bien hecho. Que nuestro superior tenga alguna palabra de elogio hacia nosotros puede aumentar nuestra motivación, además de que por parte de la empresa esta acción a la par que sencilla es gratuita.
  • Teletrabajo: Esta iniciativa es una de las que más positivamente valoramos los empleados, ya que nos permite mejorar la conciliación laboral y evitar los inconvenientes del desplazamiento (gastos, estrés, tráfico).
  • Flexibilidad horaria: Una medida sencilla, sin coste para la empresa y que mejora en gran medida la productividad y la felicidad de los trabajadores. No todos trabajamos igual de bien en las mismas horas del día, así que no sólo es positivo porque fomenta la conciliación laboral, sino que también ayuda a incrementar el nivel de eficacia. Lamentablemente hay ciertas actividades empresariales en las que esta modalidad no es posible.
  • Contar con un lugar de trabajo agradable: Si el espacio lo permite, contar con una zona donde los empleados puedan tomarse un descanso, o contar con oficinas de luz natural o presencia de plantas, puede ayudar a la hora de que se sientan más cómodos en el lugar de trabajo.
  • Favorecer la vida sana: Ofrecer servicios de fisioterapia, hacer alguna sesión de yoga, o disponer de una pequeña mesa de ping pong, son algunas de las acciones que podrían llevarse a cabo relacionadas con el deporte y la vida sana. Además de favorecer la felicidad, ayuda a reducir los niveles de estrés.

Hoy día, los trabajadores quieren un empleo en el que pueda trabajar para vivir y no vivir para trabajar; quieren dar más valor a la conciliación de la vida familiar y laboral que a la retribución económica así de simple. Es por ello, que el salario emocional es una de las claves fundamentales para conservar y atraer al talento a las empresas.

No hemos podido validar tu suscripción.
¡Gracias por suscribirte!

Newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.