¿Baja productividad? ¡Estos 5 errores provocan el "desgaste laboral" de tus empleados!

Junio, 2021
post-image

¿Tus colaboradores se han vuelto cínicos o críticos con el trabajo? ¿Detectas que están irritables con sus colegas o clientes? ¿Les falta energía? ¿Son poco productivos?

Si respondiste que a alguna de estas preguntas, es posible que tus empleados se encuentren en las primeras etapas de lo que los expertos llaman desgaste laboral o «burnout».

Es primordial que los líderes presten atención a las muestras de estrés laboral crónico, para corregir o prevenir estas cuestiones en el sitio de trabajo.

Hoy, te presentamos 5 errores que provocan el “desgaste laboral” de tus empleados:

Poco control. La incapacidad de influir en ciertos factores que afectan directamente a su trabajo, como los horarios, tareas o carga de trabajo, puede propiciar la fatiga laboral. Otra causa puede ser la falta de los recursos necesarios para llevar a cabo su labor.

Expectativas laborales mal establecidas. Si el grado de autoridad que los trabajadores tienen o se espera de ellos es poco claro, probablemente sentirán cierta incomodidad.

Ambiente laboral poco funcional. El acoso, agresiones, provocaciones y la mala gestión del capital humano en general, pueden provocar que los colaboradores se sientan infravalorados por sus colegas o jefes inmediatos, interfiriendo innecesariamente en su trabajo y, por consiguiente, contribuyendo al estrés agudo.

Extremos en la actividad. Cuando el trabajo es caótico se necesita de más energía para lograr y mantener la concentración, lo que puede provocar hartazgo y agotamiento.

Falta de integración. Al sentirse aislados en el trabajo y sacrificar parte de su vida personal, es posible que los colaboradores sientan aún más angustia y ansiedad, pues no consiguen un sentido de pertenencia en ningún campo.

Desequilibrio entre el trabajo y la vida privada. Si su empleo requiere demasiado tiempo y esfuerzo, las personas no conseguirán la energía para pasar tiempo con su familia y amigos, provocando un agotamiento aún mayor.

La evolución del "síndrome de estar quemado" suele referir 5 etapas:

• Fase de idealismo y entusiasmo: Existe un gran compromiso del profesional con la organización, de forma que se puede producir una sobrecarga voluntaria de trabajo.

• Fase de estancamiento: Ya inmiscuido en la realidad diaria, el trabajador experimenta un cambio de valores e ideales al no ver satisfechas sus expectativas.

• Fase de apatía: Esta es la fase central, y en ella la frustración y apatía se hacen más presentes. Cualquier situación se vuelve problemática y se tiende a la reclusión del individuo. Es en esta etapa en donde comienzan a manifestarse los primeros problemas de salud.

• Fase de distanciamiento: El sentimiento de frustración es cada vez mayor. El afán de superación y de alcanzar nuevos retos ha desaparecido por completo, siendo sustituido por una posición más cómoda y menos comprometida.

• Burnout: Se produce un colapso emocional y cognitivo, que puede llevar incluso a que el trabajador se vea obligado a renunciar.

La cultura empresarial constituye el elemento clave tanto en el desarrollo del problema, como en su solución. Descubre nuestras soluciones de gestión de capital humano. El clima laboral de tu empresa es casi tan importante como un buen funcionamiento administrativo. Obtén una cotización 100% personalizada, aquí: https://involve.mx/contacto.html

No hemos podido validar tu suscripción.
¡Gracias por suscribirte!

Newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.